domingo, 3 de septiembre de 2017

CENTRANDO EL DEBATE SOBRE LA LISTA SÁBANA (O LAS SÁBANAS DEL SR. OBARRIO)




El periodista Mariano Obarrio del Diario La Nación ha reiniciado una cruzada en contra de lo que denomina “lista sábana”. Es decir, en contra de ese “leviatán” electoral que cual monstruo moderno concentra todos los males de la política y la democracia y sirve para cualquier empresa: habría que recordar que en el pliego de condiciones de las propuestas punitivas sobre la inseguridad del Ingeniero Blumberg estaba “terminar con la lista sábana”. Obarrio promueve abandonarla por el sistema uninominal y afirma sin rubor que en “todos” los distritos del país, incluso “en Tierra del Fuego”, se eligen candidatos a diputados nacional con “lista sábana”. Haré algunas precisiones conceptuales y fácticas para demostrar las falacias del periodista nacional.

Habría que empezar por saber de qué hablamos. Técnicamente la lista sábana (horizontal) es la que incluye a candidatos de varias categorías de cargos “pegados” entre sí (Presidente, Gobernador, Intendentes) y que genera lo que se conoce como efecto arrastre. Obarrio en realidad se refiere a la lista “bloqueada y cerrada” o “lista sábana vertical” donde se supone se conoce al primero y segundo candidatos y no a los siguientes. Los especialistas consideran que hay “lista sábana” cuando existen más de 9 o diez candidatos. No cuando hay dos o tres.


Por eso, el Sr. Obarrio desinforma cuando afirma que en “todos” los distritos incluso, en “Tierra del Fuego”, se vota con lista sábana. Falso: en estas elecciones primarias más del 60% de los diputados nacionales (15 de los 24 distritos) se eligen en el país por listas pequeñas: entre dos y tres diputados (incluido Tierra del Fuego que elige 2). Córdoba y Santa Fe, están al límite: eligen 9 diputados y sólo Buenos Aires lo hace con listas de 35 diputados y CABA de 13. En el Senado Nacional, la elección es casi personalizada: no se elige ni antes ni después de la reforma de 1994, con lista sábana. Dos y tres diputados o senadores, como dijo Marcelo Escolar, no es lista sábana, a lo sumo es la pequeña funda de un bebé...

La propuesta de adoptar el sistema uninominal merece algunas precisiones: éste organiza el territorio dividiéndolo en unidades, llamadas circunscripciones, para elegir un representante por cada una de ellas. El candidato más votado, sin importar por cuántos votos, se consagra vencedor: por eso es un método considerado mayoritario. Fue el sistema instaurado aquí y en el mundo basado en el modelo liberal del Siglo XIX: con partidos políticos de “notables” y sufragio censitario, con cuerpos electorales pequeños y relativamente homogéneos. Durante el siglo XX la universalización del sufragio y la democracia electoral promueven la participación política, surgen los grandes partidos de masa, y los cuerpos electorales son amplios y heterogéneos: había que representar a sectores e intereses diversos y por ello surge el sistema de representación proporcional con listas con varios candidatos para cubrir un número importante de cargos y en donde se otorga representación a cada partido político en proporción a los votos obtenidos.

El sistema uninominal tiene a favor la simplicidad y la publicidad, es decir, el grado de conocimiento de los candidatos por los ciudadanos. Pero a la vez, no asegura dos principios fundamentales que necesita una lista que no sea unipersonal: el pluralismo político que permita las distintas expresiones partidarias y cierto grado de proporcionalidad que refleje las preferencias políticas de la sociedad. Una consecuencia de la aplicación del sistema es el riego de la manipulación de las circunscripciones electorales, (gerrymandering) y su impredicibilidad con la posibilidad de la distorsión y desproporción del sistema representativo en perjuicio de las minorías sobre la base de la diferencia entre la cantidad de electores de un distrito y la cantidad de bancas asignadas a este (malapportionment).

Más allá de que debemos analizar cuál es hoy la mejor forma de representación, subrayo que el tema es mucho más complejo que el simplismo demagógico que demoniza la lista sábana. Hemos demostrado que el “problema” de la lista sábana vertical para cargos nacionales se circunscribe a un par distritos electorales, -los más numerosos- pero no en “todo” el país, que es, aunque no parezca, federal. Las preocupaciones unidireccionales del Sr. Obarrio, con su versión porteño céntrica de mirar la política y el país, engaña y elude otros problemas que sí existen en muchos distritos de la Argentina y que debiéramos concentrarnos en discutir: las listas espejo, colectoras, de adhesión, lemas y variopintas expresiones de ofertas electorales desordenadas, poco transparentes, con partidos débiles y fragmentados y propuestas confusas y ambiguas muchas veces incomprensibles para el electorado al que le cuesta distinguir una promesa oficial de una opositora conspirando con el derecho a elegir y ser elegido.  

Muchos son los temas que merecen debatirse. Pero el problema de toda reforma política es precisamente, político, no de teoría jurídica, financiera y menos de tecnología. En este sentido, el Gobierno Nacional y muchos comunicadores poco “informados” debieran abandonar la ideal del voto electrónico de retroceso en todos lados e ir hacia el sistema más usado en el mundo: la boleta única papel (al que se le puede agregar cierta tecnología en el conteo y transmisión de resultados) y que se ha implementado con éxito en Santa Fe y Córdoba. También abordar otro aspecto central: el financiamiento de los partidos y la política: no sólo por razones de transparencia, sino de democracia: parafraseando a Gianfranco Pasquino, para que el poder de los votos tenga más valor que el poder del dinero.



martes, 6 de diciembre de 2016

REFORMA ELECTORAL: RECHAZO Y UNA CHANCE SUPERADORA


Dependerá de la Casa Rosada convertir el reciente fracaso parlamentario en una oportunidad para cambiar.




                                                   



El Gobierno Nacional, que recibió un rechazo a su proyecto de reforma electoral en el Senado, tiene sin embargo, una oportunidad de avanzar con una propuesta superadora si hay convicción en la necesidad de cambio en esta materia.

El proyecto de reforma electoral oficial se circunscribió a la modificación del sistema de votación: archivó la idea de la “unificación” de las elecciones ya que así planteada era constitucionalmente inviable en un país federal, y postergó el tema de un nuevo diseño de organismo electoral. Quedaba la boleta/voto electrónico (Nota al pie: eludo deliberadamente el debate sobre la denominación de la marca “boleta única electrónica” o voto electrónico ya que no hace al objeto de este artículo)

Lo cierto entonces es que el Gobierno limitó su principal propuesta en implantar la boleta/voto electrónico. Pero más aún: se opuso a debatir cualquier otra opción.

Y se equivocó. Porque el dilema no era ni es, boletas múltiples (partidarias o “sábana”) o boleta/voto electrónico. La verdadera y progresista opción era y es: boletas múltiples o boleta única. La obsesiva postura oficial que algunos llamaron “capricho”, no permitió concretar otras cuestiones que son importantes y que contenía -incluso con los aportes de la oposición- el proyecto frustrado, como la eliminación de las colectoras o el tratamiento la paridad de género.

El Gobierno confundió el mayoritario apoyo de abandonar las boletas múltiples con un supuesto apoyo a la boleta/voto electrónico: Fui testigo acompañando al Ministro de Gobierno de Santa Fe, Pablo Farías y luego cuando se me convocó como académico a la Cámara de Diputados, o cuando opinaron especialistas informáticos y universitarios, que nunca hubo apoyo irrestricto a la boleta/voto electrónico pero si hubo un abrumador consenso en dejar atrás las boletas múltiples.

El paso en falso tuvo una consecuencia política agravada: en apariencia abroqueló a quienes sinceramente discutíamos un modelo de votación superador como la boleta única de papel con los que efectivamente defienden un sistema que no es transparente ni equitativo en la competencia electoral, que favorece trampas y es funcional a petrificar la “cancha inclinada” como ocurre en muchas provincias. 




Digo que en apariencia abroqueló a la oposición porque, desde Santa Fe, no declamamos la eliminación de las boletas múltiples sino que las abandonamos, como antes dejamos atrás la ley de lemas derogada durante el Gobierno de Jorge Obeid e incorporamos las PASO antes que en la Nación. Y en el 2011 durante el Gobierno de Hermes Binner implementamos por primera vez en el país, la boleta única de sufragio.     





En Santa Fe ya cambiamos. Y no defendemos los acoples ni las colectoras ni los lemas ni las reelecciones indefinidas. Tampoco nos negamos a utilizar cierta tecnología: se está estudiando para que, con el asesoramiento de Universidades e instituciones, y para las elecciones locales y exclusivamente en algunas ciudades o comunas santafesinas, en 2017 se incorpore tecnología en los dos momentos en donde tuvimos debilidades: el conteo en mesa y en la transmisión de resultados, que supere al obsoleto fax. Pero si se decide, será parcial, experimental y necesitará luego el acuerdo político necesario si se estima avanzar en ese sentido. 

Para la implementación de la boleta única de papel a nivel nacional, los tiempos son todavía posibles. El diseño de la boleta puede ser el de Santa Fe, el que hasta ahora tuvo Córdoba o una conjunción de ambos: es una cuestión antes que técnica, política, pero todas estas alternativas suponen un salto cualitativo frente al sistema actual.
                                                                          
En un reciente reportaje concedido a La Capital al periodista Mauricio Maronna, el Presidente Mauricio Macri admitió que puede ser una opción la boleta única de papel para las elecciones del 2017. No sabemos si fue una respuesta de ocasión o existe la intención de proponer esta alternativa.

Si así fuere, encontraría nuestro apoyo y la de muchas fuerzas políticas y, especialmente, de la sociedad, que sinceramente quiere cambiar la forma de votar. No será suficiente porque quedan temas aún más profundos, como el financiamiento de la política. Pero será un importante avance. Dependerá del Gobierno Nacional convertir su fracaso parlamentario en una oportunidad para cambiar.



martes, 28 de junio de 2016

SEXTA JORNADA DEL SEMINARIO DE DERECHO ELECTORAL Y POLÍTICO

El sábado 18 de junio se realizó en la Facultad de Derecho de la U.N.R. la sexta clase del Seminario de Derecho Electoral y Político. En la oportunidad asistieron los alumnos que están cursando la Maestría en Derecho Público.





En la primera parte, el Dr. José Pérez Corti desarrolló el tema: Elementos del Derecho Electoral: cuerpo electoral, sufragio, organismos electorales y sistemas electorales.    









En la segunda parte. compartimos los temas con el Prof. Pérez Corti y expuse específicamente sobre "Derecho Electoral santafesino"






Asistentes a la  Jornada: maestrandos, docentes, alumnos, graduados.



viernes, 10 de junio de 2016

QUINTA JORNADA DEL SEMINARIO DE DERECHO ELECTORAL Y POLÍTICO

El día sábado 4 de junio de 2016, se realizó el quinto encuentro del Seminario de Derecho Electoral y Político en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario.







En la oportunidad diserté sobre un tema del Módulo 1 del Programa: "Los derechos políticos como derechos humanos"
La Prof. y Coordinadora del Seminario Mag. Ana María Raggio en la presentación.





El Prof. Dr. Pablo L. Slavin completó el tema de las perspectiva de los derecho políticos como derechos humanos, incluyendo a la libertad de expresión y de protesta como condiciones para una política democrática.



Vista general de los asistentes a la presentación del Prof. Slavin en el aula "Juan Carlos Gardella".                                                          




Con los Profesores Raggio y Slavin en las escalinatas de la Facultad de Derecho  de la U.N.R.







miércoles, 25 de mayo de 2016

Cuarta Jornada del Seminario de Derecho Electoral y Político

Este sábado 21 de mayo se realizó la 4ta Jornada del Seminario de Derecho Electoral y Político en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario.

En esta oportunidad desarrollaron sus clases dos docentes de la Facultad de Derecho (y entrañables amigos y compañeros de "ruta"): la Mag. Ana María Raggio, profesora de Derecho Político y el Dr. Ricardo Terrile, Profesor de Derecho Constitucional.








La Prof. Raggio expuso sobre el tema: "Democracia y representación. Pasado y presente"









Luego el Prof. Terrile introdujo desde la perspectiva de Rawls, Dworkin y Zagrebelsky los conceptos de Derecho y contrato, aplicándolos a la cuestión de la representación y los partidos políticos.




Las exposiciones generaron un diálogo fecundo entre docentes y participantes al Seminario















En el refrigerio compartimos café y charlas con docentes y asistentes al Seminario en los jardines de la Facultad de Derecho.


domingo, 8 de mayo de 2016

Tercera jornada del Seminario de Derecho Político y Electoral

Este sábado 7 de mayo tuvo lugar la tercera jornada del Seminario de Derecho Electoral y Político que se dicta en la Facultad de Derecho de la U.N.R.

Expusieron en la oportunidad el Profesor de Derecho Político de nuestra casa, Mgter. Daniel L. Bóccoli y el Profesor y Relator de Sala de la Relatoría Electoral y de Competencia Originaria del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba, Mgter. José María Pérez Corti.







El Profesor Bóccoli abordó el tema "Derechos Políticos, Democracia y Constitución. Tensión, continuidades y rupturas".























Posteriormente el Profesor Pérez Corti explicó las diferencias entre Derecho Político, Derecho Constitucional y Derecho Electoral y desarrolló Objeto y Fuentes del Derecho Electoral.










viernes, 6 de mayo de 2016

Se realizó la segunda jornada del Seminario de Derecho Electoral y Político

El sábado 30 de abril se realizó la segunda jornada del Seminario de Derecho Electoral y Político en la Facultad de Derecho de la U.N.R. En esa oportunidad se desarrolló durante las cuatro horas del curso el tema: "sufragio e igualdad en el acceso a la representación. Cuotas de género y paridad electoral". Trataron la importante y actual temáticas las investigadoras Dras. María Inés Tula (UBA-Conicet) y Silvia Levin (UNR).






La Dra. Levin tituló su clase "Democracias, participación política e igualdad de género. ¿Por qué el sistema electoral debe garantizar el acceso de las mujeres a cargos legislativos?. 




                                                       
     
                                                                      
















En la segunda parte de la clase la investigadora María Inés Tula abordó el tema: "Cuotas de género y paridad en América Latina. Cómo hacer que funcionen?".














Las docentes e investigadoras Tula y Levin, prestigiaron el Seminario de Derecho Electoral y Político. 

En el refrigerio, jardines de la Facultad de Derecho, la Dra. Tula con los Coordinadores Ana M. Raggio y Franco Gatti, junto al Prof. Daniel Bóccoli.